Elecciones, sorteos y premios: la importancia de la auditoría de los procesos

Todo proceso de selección genera dudas en cuanto a la procedencia de su imparcialidad. Más aún cuando están involucradas en su ecuación el mantenimiento de un acto democrático o, también, campañas en que el cliente puede recibir algún tipo de premio. Así son, respectivamente, los procesos de elección, sorteo y premios.

En gran parte, el éxito de una selección deriva de la efectiva participación de individuos que creen en la imparcialidad y en la justa realización del proceso. Ya sea una votación o un sorteo, es cierto que la organización y el debido cuidado en el mantenimiento de las medidas de seguridad deben ser realizadas a fin de promover la transparencia del cuidado con los datos.

Para garantizar que el proceso sea debidamente legítimo y sus resultados confiables, es interesante que sus administradores mantengan la transparencia del cumplimiento de las etapas y de los mecanismos en ellos utilizados. Es necesario, también, estar atento para no infringir ninguna ley al realizar promociones y premios. Para garantizar estos aspectos legales y éticos, lo indicado es que se contrate los servicios de un auditor.

¿Cuál es el papel de la auditoría en los procesos de elección, sorteos y premios?

La auditoría de un proceso busca garantizar la adecuación de los datos presentados. Esto significa que, en consecuencia, no sólo habrá constatación de la verificación puntual del proceso como una mayor credibilidad, por parte de los clientes y usuarios, en relación a la campaña que la empresa o la institución está organizando.

Los casos abordados aquí se refieren a tres grandes ejemplos de la importancia de la confianza del usuario en relación a la validación del proceso y, principalmente, de la importancia del servicio de consultoría y auditoría para evitar que ocurran problemas en la elaboración, de cuño legal o administrativo, y en la ejecución del evento sí.

La primera de ellas es el proceso electoral. Un evento de gran tamaño como éste requiere atención redoblada por parte de su organización y garantía de seguridad e imparcialidad, para que el ciudadano confíe en los mecanismos utilizados para obtener sus resultados. Son ejemplos las Elecciones Generales, efectuadas a través de una electrónica, y las elecciones específicas de cada consejo de clase, siendo que muchas de ellas ocurren vía internet

Sin embargo, la auditoría puede también representar, después de la realización de los eventos en sí, una salida para garantizar que, en caso de que el proceso no se haya mostrado transparente o haya dudas en cuanto a la procedencia de su imparcialidad, se podrán revisar los datos y consultar la información presentada al final.

Otro ejemplo, en esa línea, son las campañas de promociones. En ellas el cliente puede, después de adquirir un producto, concurrir a beneficios en dinero o bienes y servicios de la empresa organizadora. También hay casos en que, en lugar de adquirir un producto, el cliente participa en un sistema de apuesta en el que podrá o no recibir algún valor en el sorteo. En ambos casos hay la necesidad de cumplir legislaciones específicas y la confianza del usuario en el proceso es primordial para su mantenimiento.

¿Qué se audita en un proceso electoral?

La urna electrónica es la herramienta de consulta a la población utilizada por Brasil desde 1996. A través de su sistema se efectúan las colectas y recuentos de votos, habiendo la necesidad de confirmación de la identidad del elector por intermedio de la presentación de un documento oficial con foto, título de elector y, actualmente, el uso de la digital para ampliar el combate al fraude electoral.

Para realizar la auditoría de los resultados de una elección, así como de la confiabilidad de su proceso, se consideran diversos aspectos. Según el TSE, pueden ser auditados el contenido de los informes y actas realizados en las secciones electorales y los datos presentes en los hash, archivos digitales individuales de cada urna.

El auditor puede, también, conferir los resultados de un proceso electoral pidiendo la reimpresión del boletín de cada urna, siendo posible, a partir de eso, comparar los resultados con los boletines del sistema de totalización. Además, están disponibles para escuchar el código fuente de las urnas y el Registro Digital de Voto (RDV).

Sorteos y premios: ¿qué entidades responsables?

En Brasil, los sorteos lotéricos son gestionados por el Estado. La entidad responsable de la realización de los sorteos es la Caixa Econômica Federal (CEF) y está regulada por la Secretaría de Seguimiento Fiscal, Energía y Lotería (SEFEL). Existen las loterías de pronóstico deportivo o numérico, los sorteos instantáneos y los pasivos.

Otros tipos de sorteos, que no de carácter lotería, también están regulados por la CEF y requieren que la empresa que realizará el evento obtenga expresa autorización para ello. Son ejemplos los eventos en que el usuario participa en competiciones en las cuales hay interferencia de la premisa de suerte o mala suerte en el resultado final de la premiación.

Confianza y seguridad en el proceso: auditoría de sorteos del Grupo Maciel

El Grupo Maciel cuenta con auditores capacitados para efectuar la verificación de los procesos de sorteo. Esta confirmación del cumplimiento de las normas se da a través de la búsqueda de evidencias que corroboran la constatación de que los ítems presentes en el edicto de la campaña fueron respetados y que hubo la ejecución de lo que fue divulgado en la promoción.

El notable impacto en contar con el servicio de auditorías del Grupo Maciel es la verificación externa de que la campaña de la institución se consideró adecuada en relación con los parámetros exigidos. Esto confiere seriedad al proceso ya la imagen de la campaña.

El Grupo Maciel en general participa en este tipo de auditoría, a ejemplo del sorteo de la Nota del Millón de São Paulo, organizada por el municipio de São Paulo y la Caixa Econômica Federal en agosto de 2017.

Sus auditores realizaron, también, auditoría externa en las Elecciones Generales de 2014 , estando presentes en la sede de cada Tribunal Regional Electoral, participando en las votaciones paralelas. Esta práctica tiene el propósito de verificar el cumplimiento de las reglas, emitiendo como producto final un informe de conclusión de los trabajos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *